Botonera Principal

free templates joomla
Opinión

Proyecto de Modernización de Direcciones de Obras Municipales, DOM en Línea

Por Agustín Pérez 
presidente ADOM - Asociación Directores de Obras Municipales de Chile.
Agustín Pérez 428El desarrollo urbano y económico de las comunas de nuestro país ha sido muy dispar entre ellas desde que se definieron como unidades territoriales autónomas a fines del siglo XIX. A las comunas que mejor les ha ido son aquellas donde se encuentran los centros de control, y a las que menos, son aquellas donde existe poco material sobre el cual tomar decisiones. Las comunas del primer grupo corresponden a las de la Región Metropolitana de Santiago y a algunas ciudades capitales regionales.

Las comunas del primer grupo, que son una excepción, son las que más se han desarrollado económica, social y urbanísticamente durante los últimos años. Desde el punto de vista territorial, es llamativo que este grupo administre sólo el 6,3% del territorio nacional, y las comunas rezagadas del desarrollo administren casi la totalidad del territorio nacional, a saber, el 93,7%.

Usando como ejemplo la emisión de permisos de edificación en cada una de las comunas del país, se puede observar que, a igualdad de condiciones, los resultados de dichos permisos no son los mismos. Si comparamos los flujos de emisión de permiso, recepciones y otros certificados entre estos grupos de comunas nos daremos cuenta que existe una correspondencia directa entre el grupo al cual pertenece ese municipio, los flujos de los trámites que realiza y los plazos de respuesta. Con la salvedad que, por lo general, lo único que rompe la regla es la existencia de un sistema de gestión documental, es decir, contar con recursos y personal entendido en la materia.

Así como el trámite de emisión del permiso de edificación es distinto entre las diferentes comunas, en términos de plazos, profundidad, regulación, etc., lo son también la recepción final, el Certificado de Informaciones Previas, la Copropiedad, etcétera.

En este escenario tan diverso que bordea la incerteza, el gran desafío que se nos presenta por delante es generar normas concordantes con el territorio, sistematizar los procesos de las Direcciones de Obras Municipales, incorporar todo el territorio nacional al desarrollo urbano, e igualar las oportunidades entre comunas.

Y la gran pregunta que nos podríamos hacer es ¿cómo podemos alcanzar estas metas? La teoría de la administración señala que el caos se supera con la organización (Hall, 1982). Muchas organizaciones han mejorado su eficacia y eficiencia con el uso de medios tecnológicos que permiten sistematizar los procesos, disminuir los tiempos de los mismos, delimitar responsabilidades, y lo más importante, certificar la calidad de tales procesos. El uso de la tecnología de medios en todos los municipios del país debe ser la estrategia que permita incorporar todo el territorio nacional al desarrollo urbano e igualar las oportunidades entre municipios.
 
Crear un sistema que permita realizar trámites en línea con cada una de las Direcciones de Obras Municipales del país, incorporará al desarrollo urbano a todas las comunas que en la actualidad no tienen acceso a los Bienes Públicos territoriales, como es el caso del permiso de edificación, la recepción final, el Certificado de Informaciones Previas, etcétera.

Ya existen experiencias similares, donde los ministerios han realizado aplicaciones que pueden ser usadas por los municipios y compartir la información. Son los casos del Ministerio de Salud que cuenta con el SIDRA, y el de Educación con el SIGE. En esta misma línea, hoy un grupo de instituciones públicas y privadas se encuentra trabajando para crear un desarrollo tecnológico que permita a todas las Direcciones de Obras del País contar con un sistema común de gestión documental y servicios no presenciales, sistema que fue bautizado con el nombre “DOM en Línea”.

El DOM en Línea será un sistema que permitirá a todas las Direcciones de Obras Municipales del país (donde las haya), contar con las mismas herramientas para la emisión de permisos de edificación, recepciones finales, certificados de informaciones previas, y demás trámites de las DOM. Gráfica y visualmente será un escritorio nacional identificable por todos los funcionarios de la Unidad de Obras. De esta manera, si un funcionario se traslada de una DOM a otra en el país, reconocerá el mismo ambiente lo que disminuirá el tiempo de inducción en el nuevo municipio. De semejante forma, el profesional usuario que realice un trámite en cualquier DOM del país se encontrará con los mismos portales de procedimientos. Será un “todos ganan” para la industria de la construcción.

Actualmente, además de las dificultades de procedimiento y de incorporación de parte importante del territorio nacional al desarrollo urbano, se detecta una gran carencia en la información. No sabemos cuántos edificios de oficinas existen en el país, cuántas comisarías, centros de salud, locales comerciales, de servicios, etc. El DOM en Línea permitirá producir esta información e integrarse con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que tiene la función legal de procesar dichos datos.

La misma relación de integración tendrá que desarrollarse con el Servicio de Impuestos Internos, de manera que se disminuyan los procesos de creación y otorgamiento de números de rol y de números municipales o domiciliarios. Actualmente estos trámites pueden significar semanas en la Región Metropolitana de Santiago, mientras que en otras localidades el plazo es incierto. Foto Columna

En cuanto a la transferencia tecnológica, contar con un sistema amigable para trámites en las Direcciones de Obras Municipales, disminuirá la elusión que existe actualmente en el territorio nacional. En efecto, la Ley de Regularización del año 1998, permitió que en la comuna de Puente Alto se regularizaran construcciones en cerca del 50% de los predios existentes, mientras que en La Florida la cifra alcanzó el 30%. Esto quiere decir que una parte importante de los habitantes evita concurrir a regularizar sus construcciones y espera una ley que perdone y simplifique el trámite. Pero lo negativo es que este tipo de leyes impide realizar la transferencia tecnológica que muchas veces importa seguridad y ahorro energético a las construcciones.

Esperamos que, al contar con un sistema centralizado de trámites municipales, se disminuya tal elusión y eliminen definitivamente las Leyes de Regularización y así se pueda realizar la importante transferencia tecnológica a los habitantes, y concretar el importante gasto en investigación que se realiza con el objetivo de mejorar las condiciones de ambientales de las construcciones.

Respecto al empleo, está demostrado que un proceso sistematizado con nuevas tecnologías produce mayor demanda. Es el caso de la comuna de La Florida y Peñalolén, donde al implementarse sistemas de gestión documental y servicios “on line”, se incrementaron en un 30% los trámites de todo tipo. Por tanto, a diferencia de lo que se piensa, la incorporación de nuevas tecnologías en las Direcciones de Obras Municipales producirá un aumento de trámites que se producen en una unidad de tiempo.

Otro dato sobre el mismo tema, corresponde al aumento de personal en la DOM al incorporar tecnologías de gestión documental. De acuerdo a un informe de la empresa SOLNET SPA, en las comunas donde fueron contratados sus servicios la cantidad de funcionarios en las Direcciones de Obras Municipales aumentaron de 3 a 8 personas, y el Departamento que tomó más peso al interior de las DOM, fue el de Catastro.

Catastro es la unidad municipal encargada de llevar el registro de los predios existentes y que se van generando en el territorio comunal. Por otra parte, identifica los espacios públicos como vialidad y áreas verdes, las zonas de riesgos y protección, etcétera. En síntesis, es la unidad que va armando la geografía urbana de cada comuna. Por eso es tan importante en una DOM. Con la información que produce ese departamento, se entregan los Certificados de Informaciones Previas (CIP), los Certificados de Número y No Afectación a Utilidad Pública, que constituyen las reglas generales para iniciar todas las construcciones.

Sin duda, las primeras versiones del “DOM en Línea” presentarán muchas características que serán susceptibles de mejorar, pero, también abrirán el apetito de muchos usuarios que verán posibilidades de optimizar sus procedimientos para mejorar la confiabilidad de los productos que entreguen, acotar responsabilidades, transparentar los procesos, etcétera. En síntesis, hacer más llevadero de lo que es hoy en día, el trabajo en las Direcciones de Obras Municipales.

Volver

Twitter