Botonera Principal

free templates joomla
Opinión

Promover el valor y extensión de la ingeniería estructural en Chile

Por Fernando Yañez  presidente Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE) y director IC 
Fernando Yáñez 2Vivimos un momento muy especial de la profesión, ya que a partir de los últimos terremotos, especialmente el de 2010, cuyas consecuencias durarán por décadas, hemos aprendido mucho. Los edificios en Chile se comportaron bastante bien, lo que fue una sorpresa para los extranjeros. Sin embargo, lo que a la ingeniería chilena le preocupa es que los edificios que tuvieron serios daños eran edificios nuevos, de la década del ’80 incluso del ’90, período en que se produjo el boom de la construcción. Eso nos puso una señal de alarma.

Hay que dejar en claro que incorporar toda la experiencia lograda será un proceso muy largo, que puede significar 10 a 15 años en que en el intertanto puede venir otro terremoto. Lo que tenemos que hacer en todos los frentes es codificar la experiencia que adquirimos en 2010 para transformarla en norma. Y eso demora mucho tiempo. Ese es el gran desafío, el de poder, en un plazo razonable, tener ese aprendizaje codificado.

Entre los nuevos desafíos que se observan está el hecho de que teníamos edificios con muros que nosotros considerábamos muy seguros, pero que tuvieron daños que no esperábamos. Lo segundo, es que en el comportamiento sísmico de los suelos tuvimos ciertas falencias y vacíos que hay que llenar; sabemos que en muchos casos el problema fue el suelo. Lo tercero es el daño no estructural, pues muchos de los edificios se comportaron bien, pero el daño a los contenidos, donde está la mayor parte del valor, fue muy grande. La pérdida patrimonial fue considerable, la comunidad en cierta medida, y no solo en Chile, sino también en el mundo, espera un poco más: que la ingeniería estructural no solo salvaguarde la vida, sino también el patrimonio.

En la actualidad, la ingeniería estructural se está rigiendo, entre otros, por los decretos DS 60 y DS 61. Estas fueron las modificaciones más urgentes tras el terremoto de 2010. En paralelo, estamos actualizando directamente la NCh433 de Diseño Sísmico de Edificios y vamos próximamente a comenzar con la NCh430 de hormigón armado. También se está actualizando la NCh2369 que es para el Diseño Sísmico de Edificios Industriales. Estas tres normas debieran estar constituidas en normas revisadas a fines de 2016.

En términos de tecnologías antisísmicas, como la aislación, están poco a poco avanzando en su aplicación, y va a depender un poco del mercado si se logran imponer o no. Esto significa que tienen que ser competitivas económicamente y, por otro lado, aún no sabemos su comportamiento real, ya que los ejemplos que en 2010 pudimos observar eran cosas relativamente pequeñas, aunque se comportaron bastante bien.

Ese es un tema que está en desarrollo, pero que puede tener un impacto importante cuando combina lo que es prefabricado con aislación basal. Ahí hay una mixtura muy buena, porque los elementos prefabricados tienen que unirse bien, por lo que las conexiones son muy importantes. La combinación del prefabricado con la aislación basal es un tema que debiera tener un impacto a futuro.iStock 000023008831 Double

Por otra parte, está el diseño por desempeño, un enfoque relativamente nuevo que nace en la industria de los rascacielos. En Norteamérica, China y en los Emiratos Árabes hay un desarrollo de rascacielos de más de 80 pisos, especialmente en China. Por supuesto que las normas corrientes para ese tipo de edificios no son aptas, entonces de ahí nace el concepto de diseño por desempeño, con el objeto de superar las normas corrientes. Hay un impulso por este concepto, pero desde el punto de vista nuestro, lo único que tenemos es el Costanera Center y el Titanium, y quizás en cuántos años más podremos tener más edificios de este tipo.

La ingeniería estructural chilena es valorada como una especialidad de clase mundial y tiene un reconocimiento en el extranjero que ha logrado que, poco a poco, algunas oficinas hayan exportado su trabajo hacia países como Perú, Colombia o Ecuador. Sin embargo, es un proceso que no ha sido masivo y creo que en todo caso lo que debemos propiciar es que esta calidad sea valorada en casa.

Desgraciadamente, en Chile no siempre es así, lo que es visible, por ejemplo, en las remuneraciones, donde se negocia muy fuerte. Creo que o no se cotiza bien o los ingenieros estructurales no han logrado posicionar el valor que una buena especialidad tiene para el patrimonio de la infraestructura de edificios en el país. Tenemos aquí una oportunidad y hay mucho espacio para mejorar.

Volver

Twitter