Botonera Principal

free templates joomla
Opinión

Necesidad de competir en el mercado global de la ingeniería

Por René Lagos 

past president AICE*
Columna René Lagos La ingeniería estructural es una especialidad compleja, que requiere de alta especialización y permanente actualización. Para ser exitoso y mantenerse vigente, se requiere pasión y compromiso 24/7 con la profesión.

Los ingenieros estructurales asumimos diariamente gigantescas responsabilidades cada vez que firmamos los planos de un proyecto. De la calidad de nuestro trabajo depende, literalmente, la vida de muchas personas.

Paradojalmente, escuchamos con frecuencia de nuestros colegas que la sociedad no reconoce la trascendencia de la profesión con el justo reconocimiento y retribución que nos merecemos.
Si bien es una queja con sustento, pienso que en gran medida, los principales responsables somos los afectados, porque dedicamos toda nuestra energía a ser buenos profesionales, descuidando la gestión de nuestra imagen en los ámbitos sociales y mejorar esto ha sido uno de los objetivos más relevantes de la actividad gremial de AICE. Sin embargo, tal vez por motivos generacionales, ha sido muy difícil transformar este discurso en acciones reales a través de los miembros de nuestra Asociación.

También quisiera exponer el comportamiento exitoso de los edificios chilenos frente a sismos severos. He tenido la oportunidad de viajar por el mundo difundiendo las fortalezas de la ingeniería estructural chilena. Ha sido gratificante constatar el respeto y la admiración que despiertan en el mundo los estándares de calidad y eficacia de nuestra práctica local, para preservar la vida y estabilidad de nuestras edificaciones, en terremotos calificados entre los más severos de la historia. shutterstock 116050189

Como consecuencia de la globalización, creo que es en el ámbito internacional, donde tenemos grandes oportunidades para crecer profesionalmente y empresarialmente, además de ampliar nuestra oferta de servicios.

Podremos diversificar el riesgo laboral y ayudar a difundir y preservar las buenas prácticas de la ingeniería estructural chilena.

Si nuestros profesionales y empresas no salen a competir fuera, si no asumen el desafío de ser actores globales, corremos el riesgo de ser adquiridos y desmantelados por empresas extranjeras ajenas a nuestra realidad, como ha ocurrido en el mundo minero, perdiéndose conocimiento colectivo en materia de ingeniería sísmica, que nos costó generaciones formar.

Mi visión de la profesión en Chile es que no basta con ser buenos técnicos individualmente, eso es algo que ya hoy el mundo nos reconoce. Los ingenieros estructurales chilenos necesitamos desarrollar competencias en otras áreas, que nos permitan competir en el mercado de la ingeniería a nivel global. Solo así contribuiremos a la preservación de nuestras mejores prácticas profesionales y el conocimiento colectivo acumulado por décadas. De otra forma, seremos jugadores individuales irrelevantes en un escenario donde las reglas las fijan otros.


*René Lagos es el Premio Ingeniero AICE del año 2015

Volver

Twitter