Botonera Principal

free templates joomla
Opinión

Construcción industrializada, productiva y sustentable

Por Hernán Madrid


Jefe de Certificación Edificio Sustentable
Hernán MadridEn septiembre tuve la oportunidad de participar en la Misión Tecnológica a Melbourne surgida desde el Plan de Industrialización y Construcción Limpia del programa Construye 2025, y organizada por la Corporación de Desarrollo Tecnológico de la CChC.

Melbourne ha sido por seis años consecutivos distinguida como la ciudad con la mejor calidad de vida en el mundo, según el ránking del Instituto Economist Intelligence Unit, por lo que las expectativas de esta misión eran altas. Con un grupo de especialistas chilenos, pudimos presenciar las exposiciones realizadas en la prefabAUS 2017 Conference, en GlassHouse del AAMI Park, que incluyó cuatro visitas relacionadas, cuyo énfasis estaba puesto en la modularización y prefabricación para la construcción, como una forma de incrementar la productividad, sustentabilidad y seguridad.

Si bien el foco en Australia para desarrollar la industrialización en la construcción se presenta desde la necesidad de incrementar la productividad, debido a que la cantidad de trabajadores (en el rubro y, en general, en toda la actividad económica) es escaso, los beneficios desde el punto de vista de construcción sustentable son evidentes, especialmente en la reducción de residuos y el impacto ambiental durante el proceso de construcción. Asimismo, permite incorporar sistemas constructivos que facilitan el incremento en las condiciones ambientales interiores para los usuarios y reducir los costos del proceso, abordando de esta manera aspectos ambientales, sociales y económicos que involucra la sustentabilidad.

También impacta que la ciudad esté pensada para las personas, con la presencia de ciclovías de alto estándar en todas las calles principales, avenidas amplias, sistema de transporte público en base a tranvías, una gran cantidad de recintos y parques con infraestructura que permite la práctica deportiva en forma masiva de los habitantes, y sin duda, uno de los aspectos que más impresionan es el foco de Melbourne en las áreas verdes, las que alcanzan un promedio de 46m2 por persona, mientras que, en Chile, solo logramos 4m2.AUS 1

Si bien en la ciudad el énfasis no está puesto tanto en la eficiencia energética, aun cuando en Australia se utiliza la certificación GreenStar de forma voluntaria en edificios, sí es prioritario el uso del agua a nivel ciudad, ya que el país en general no tiene mucha disponibilidad de este recurso. Por ello, para mantener la cantidad de áreas verdes que posee, en Melbourne se han preocupado por la eficiencia en su uso y la reutilización de aguas grises para el riego de áreas verdes. A ello se suma que todos los edificios nuevos tienen captadores y acumuladores de aguas lluvia para destinarlas a riego, como parte de una política de la Municipalidad de Melbourne. Sin duda, pensando en el futuro de la certificación CES, este enfoque de ciudad marca un giro natural que deberíamos tener en mente para futuras versiones.

Volver

Twitter