Botonera Principal

free templates joomla
Opinión

Cada Terremoto es una Escuela

Por Bernardo Echeverría Vial    


Presidente Instituto de la Construcción
Bernado Echeverría EditorialJunto con representar un drama, cada terremoto representa también la oportunidad de nuevas enseñanzas y desafíos. El de 1985 nos obligó a modificar las normas de diseño y construcción, y como ya sabemos, estas nuevamente debieron corregirse y ampliarse a partir de las experiencias del terremoto y tsunami del 2010.

Visto en perspectiva histórica, en el terremoto de Illapel, Chile sufrió poco daño. En parte, esto es porque esta zona ya había sufrido con los sismos que lo precedieron. Cada sismo ha cobrado su cuota en estructuras antiguas, especialmente de adobe, que han colapsado. Lo importante es que reconociendo que ese pasivo nos ha sido cobrado sucesivamente, hemos sido capaces de mejorar, y construir un patrimonio de estructuras sismorresistentes, a partir de decisiones en distintos ámbitos.

El primero es una elección por la formalidad. Chile, en comparación con otros países, tiene hoy poca construcción informal. El grueso de la construcción, aunque no toda, es formal y eso pesa, porque esta debe cumplir con los requerimientos normativos existentes.

En segundo término, contamos con un gran profesionalismo. Tenemos un conjunto de diseñadores de estructuras de nivel mundial. Esta es una comunidad pequeña, con una preocupación permanente por la calidad de las estructuras. Esa preocupación se traduce en que todos contribuyen al desarrollo normativo y a las exigencias sobre la aplicación de la norma.

Aunque Chile tiene buenos calculistas, se autoimpuso una regulación para que los edificios, además de ser diseñados por especialistas, sean revisados por un tercero de gran experiencia. Así, no basta hoy con la calificación como calculista para diseñar estructuras, sino que además el proyecto debe ser aprobado por un revisor calificado. No menos importante es que tenemos también un staff profesional que construye, que también es calificado, y que se ha entrenado en las exigencias propias de nuestras estructuras.

Para que esto sea hoy realidad, ha sido necesario un proceso de mejoramiento continuo, basado en el compromiso voluntario de nuestra comunidad profesional, que en una actividad regular y participativa, mantiene una agenda de desarrollo profesional y actualización de la normativa en estas materias, de especial interés nacional.

Finalmente, ha sido de gran importancia el contar con el Estado de Chile, que ha sido capaz de aprender y mejorar su respuesta ante cada una de estas demandas, que nos impone periódicamente nuestro siempre cambiante territorio. Noticia 1

Este terremoto de Illapel, de magnitud 8.4 Richter, va a implicar nuevas lecciones y desafíos. Desde ya, sabemos que los mayores daños se produjeron por el tsunami, que siguió al sismo. Esto representa tanto una alerta en materia de emplazamiento de la edificación estratégica (postas y hospitales, comisarías, bomberos, y otras) como de las condiciones estructurales que deben cumplir las construcciones en áreas de riesgo por tsunami. 

Para ello contamos hoy con dos instrumentos desarrollados luego del sismo del 2010: las normas chilenas NCh3359 “Requisitos para edificaciones estratégicas y de servicio comunitario”, ex NTM 3, que define el listado de edificaciones consideradas estratégicas por su destino y funcionalidad frente a un sismo de gran magnitud, y además establece los requisitos mínimos de niveles de servicio que deben mantener en el período de emergencia, y la NCh3363:2015 “Diseño estructural - Edificaciones en áreas de riesgo de inundación por tsunami o seiche”, que corresponde a la ex NTM 7, ambos proyectos fueron desarrollados en el Instituto de la Construcción. Sin embargo, desde el punto de vista regulatorio, estas normas aún no son de aplicación obligatoria, en tanto no han sido incorporadas a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones ni a los instrumentos de planificación territorial. Estas son tareas pendientes.

Volver

Twitter