Botonera Principal

free templates joomla
Noticias

Erwin Navarrete: “El desarrollo del Código Sísmico es un hito no solo para nuestro ministerio, sino para el país y varias naciones”

El jefe de la Ditec repasa los principales alcances y desafíos del proyecto.
Noticia 1Como una enorme oportunidad de compartir conocimientos y experiencias, junto a la posibilidad de generar un instrumento de gran utilidad que permitirá enfrentar de mejor forma las diferentes realidades sísmicas de los países de la región, califica el jefe de la División Técnica de Estudio y Fomento Habitacional del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Ditec), Erwin Navarrete, el proyecto que desarrollará una base para la elaboración de un Código Modelo de Diseño Sísmico para América Latina y El Caribe (CMDSR).

Además de los países que firmaron el acuerdo de trabajo a fines del año pasado, en el proyecto participan el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales, la Asociación Chilena de Sismología e Ingeniería Antisísmica y el Instituto de la Construcción, este último en el rol de secretaría general.

“Que gran parte de América Latina y el Caribe esté sujeto a amenazas sísmicas, de diferente intensidad y origen, que provocan pérdidas humanas, destrucción y daños en viviendas, edificios, infraestructura pública -carreteras y calles- e infraestructura privada productiva, con un enorme costo para las economías y décadas de reconstrucción, hace de este documento técnico una guía indispensable y relevante para cada uno de nuestros países y una oportunidad que debemos aprovechar”, sostiene Erwin Navarrete.

¿Qué relevancia le da el Minvu a su participación en este proyecto?

Compartir la elaboración de un código sísmico estándar para la región ha sido muy enriquecedor para nosotros, considerando que, en este tema, nuestro país posee una vasta experiencia a nivel latinoamericano, sobre todo en términos de normativa sísmica e institucionalidad enfocada al cumplimiento de las normas y reglamentos.

Pero a la vez, nos permite aprender de otras experiencias diversas, lo que enriquece el proceso y el producto. Estamos ciertos que su implementación en cada uno de nuestros países permitirá construir mejores ciudades y edificaciones, optimizar la reconstrucción postdesastres y, sin duda, salvar vidas, que es el objetivo primordial de la iniciativa.

¿Cuáles considera que han sido los avances más relevantes durante 2018?

La propuesta de este código fue presentada y aprobada unánimemente durante la primera jornada de trabajo realizada en Santiago de Chile, los días 30 noviembre y 1 de diciembre de 2017, donde participaron once países de la región con el respaldo del Minvu, confirmándose su necesidad y suscribiendo acuerdos y trabajos en conjunto.

A la fecha se han desarrollado dos encuentros internacionales:

1ª Jornada Internacional, realizada a fines de 2017, que tuvo como propósito dar a conocer e impulsar la iniciativa a nivel regional. En la oportunidad se designó al Instituto de la Construcción como secretaría general de la asamblea, y se creó el documento “Conclusiones y Acuerdos”, estableciendo las bases para el desarrollo del trabajo de elaboración colaborativa del Código Modelo de Diseño Sísmico para la Región.

2ª Jornada Internacional y 1ª Reunión del Comité Técnico Mayor, efectuado el 19 y 20 de julio, en el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos de Costa Rica (CFIA), en San José, Costa Rica, donde tuve la misión de representar al Minvu.

Los principales temas desarrollados en el encuentro fueron:
  • Metodología de Trabajo por parte de la Secretaría General.
  • Propuestas de Índice y Contenidos Mínimos por parte de los países.
  • Acuerdos y lineamientos de Índice y Contenidos Mínimos.
Asimismo, se concretaron varios acuerdos, entre los que destaca que, para el desarrollo de cada uno de los contenidos se conformarán dos subcomités regionales –uno para el Caribe, liderado por Costa Rica, y otro para el cono Sur, liderado por Chile– los que serán integrados por representantes de instituciones reguladoras, oficiales y técnicas, y especialistas miembros de la asamblea, que trabajarán en las áreas de institucionalidad y normativa, respectivamente. Sus avances se presentarán en la próxima reunión agendada para marzo de 2019 en Guatemala.

A la fecha, en Chile se están desarrollando dos subcomités nacionales, los que se encuentran trabajando sobre los documentos base acordados en la 2a Jornada internacional.
  • Subcomité Desarrollo Contenidos del Índice CMSR.
  • Subcomité Objetivos de Desempeño para Obras de América Latina y El Caribe.
¿Qué le parece la colaboración e integración que ha logrado este proyecto?
Este trabajo se visualiza como una gran oportunidad de colaboración técnica y profesional regional, que sin duda puede tener incalculables beneficios para toda América Latina y El Caribe, pudiendo constituirse en el inicio de una plataforma para abordar otros desafíos de similar naturaleza, en el ámbito de la construcción en nuestros países.

En el contexto de la participación de los países de Latinoamérica y el Caribe, existe una composición heterogénea de los profesionales que participan en el comité. Está integrado por entidades estatales, universidades, instituciones técnicas, colegios de ingenieros y asociaciones del área, entre otros.

A la fecha 13 países integran el acuerdo de trabajo, estos son: Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana.

¿Cuáles son las proyecciones para 2019 y cuáles son los principales objetivos a alcanzar?
Los principales trabajos proyectados para el 2019 son:
  • Generar en cada país comités que puedan abordar la definición de los alcances de cada capítulo y sus objetivos.
  • Tener un criterio unificado para comenzar el trabajo de cada capítulo en particular.
  • Mantener comunicación constante con los países asociados, para ir desarrollando los trabajos de forma paralela y con un criterio común y unificado.
Como parte de los objetivos a alcanzar, está el integrar el conocimiento de los diversos especialistas de la región, reconociendo las mejores prácticas que garanticen que nuestras edificaciones e infraestructura tendrán un desempeño acorde con lo que espera la ciudadanía, minimizando impactos en pérdidas de vidas y recursos involucrados en los procesos de reconstrucción.

¿Cuál será el rol del Minvu durante 2019 en el proyecto?
Principalmente, seguir impulsando el desarrollo de la iniciativa a través de aportes y apoyo profesional en el marco del trabajo colaborativo gestionado a través de un convenio entre el Minvu y el Instituto de la Construcción.

Adicional a ello, como principal gestor de esta iniciativa, y en su rol articulador, el Minvu busca que más instituciones públicas de la región se adhieran a este trabajo conjunto para generar un documento global que incluya, tanto el punto de vista de la academia, de instituciones técnicas, colegios de ingenieros y asociaciones del área, así como también la visión de las entidades estatales del resto de los países de la región.

Volver

Twitter