Botonera Principal

free templates joomla
Noticias

Bernardo Echeverría: “El principal desafío del IC es desarrollar el espíritu que llevó a su fundación”

El ex presidente recibió el Reconocimiento IC 20 años, distinción que destaca su aporte en el desarrollo y posicionamiento de la institución.
Noticia 4Como presidente del IC durante doce años -cargo que dejó a mediados de 2017-, el nombre de Bernardo Echeverría está intrínsecamente ligado al avance de la institución y el posicionamiento que ha alcanzado durante dos décadas de existencia. Entre 1999 se desempeñó como director suplente en representación de la Cámara de la Construcción y como titular entre 2003 y 2005, antes de asumir la presidencia.

Con motivo del Reconocimiento IC 20 años, que recibió en el más reciente Cóctel de Camaradería, Bernardo Echeverría compartió su visión sobre los desafíos que esperan al Instituto y al país en un año de cambios.

¿Cómo recibe el reconocimiento que le entregó el IC al conmemorar sus 20 años de existencia?

El Instituto es una gran mesa de convergencia, que permite perseguir fines de mejora sectorial ampliamente compartidos. Siempre hemos entendido que su fuerza está en su capacidad de convocatoria, que permite articular iniciativas de los socios, sobre la base del aporte voluntario de cientos de profesionales a título gratuito, y levantar proyectos financiados con el aporte de terceros, en base a la calidad de sus propuestas y el prestigio ganado. Los reconocimientos personales, que anualmente entrega el Instituto, son ya una costumbre, y en esta ocasión me ha tocado recibirlo en calidad de ex presidente, lo que por supuesto nos compromete.

A meses de haber dejado la presidencia ¿Cómo evalúa los 12 años que estuvo a la cabeza del Instituto?

Vista en perspectiva, hay una vasta agenda desarrollada, en torno a necesidades permanentes de la industria de la construcción, y también iniciativas desarrolladas para enfrentar situaciones críticas que comprometían al país. Solo puedo agradecer la gran colaboración del personal del Instituto, y de los muchos colaboradores voluntarios, del más alto nivel, que han hecho que esta obra colectiva fuera posible. Por mi parte, creo que el ejercicio de la presidencia me representó importantes desafíos organizativos, estratégicos, y de dar garantías a nuestros socios, que en un ambiente de confianza, concurrieron de manera activa y voluntaria a esta nutrida agenda.

¿Cuál cree que son los principales desafíos que esperan al IC en el futuro? ¿Dónde deberían ponerse los énfasis?

El principal desafío es desarrollar el espíritu que llevó a su fundación. Chile tiene una vasta red de organizaciones que despliegan múltiples iniciativas de interés e impacto público. El Instituto es parte de un grupo más reducido de instituciones, en el ámbito del entendimiento público-privado, con una particularidad: no depende del Estado. Los ministerios que participan en él, lo hacen legalmente, pero concurren a él en similares condiciones al resto de los socios. Esto permite un diálogo horizontal que, en un ambiente de respeto y colaboración, permite que todos los socios desplieguen su iniciativa, y enriqueciendo la agenda del Instituto.

Por cierto, a su tradicional agenda en ámbitos como el tecnológico, el del diseño estructural, el de la sustentabilidad y el de las normativas y reglamentos de uso público, hoy se agregan desafíos complejos en áreas como nuevas dimensiones de internacionalización de su actividad, los convenios sobre innovación y cambios reglamentarios con el MOP y la CChC.

Un tema no menor es el de cambio de autoridades a nivel ministerial, que se debe producir el próximo mes de marzo. Tradicionalmente, el Instituto tiene un costo con cada cambio ministerial, y es el de que las nuevas autoridades lo entiendan y reconozcan su valor. Esto representa un desafío para la mesa del Instituto.

¿Qué perspectivas avizora para el desarrollo del país y la construcción en 2018?

En general las proyecciones nos hablan de una mayor actividad en el país y también a nivel sectorial. En el curso de los próximos meses, se debiera revertir el ciclo de la inversión en infraestructura productiva privada, que es el pilar fundamental de la actividad sectorial. Si a esto se suma un ritmo positivo en la inversión en vivienda y un nivel moderado de inversión en infraestructura pública, el balance debería reflejar una moderada reactivación sectorial.

Volver

Twitter