Botonera Principal

free templates joomla
Noticias

Alejandra Tapia: “El principal objetivo de la gestión de residuos es medir la eficiencia”

La iniciativa “Gestión de residuos de la construcción y demolición” es parte de la hoja de Ruta de Construye2025 que lleva poco más de cuatro años de ejecución.
Noticia 4Conversamos con Alejandra Tapia, coordinadora técnica de Construye2025 -programa estratégico de Corfo- sobre las acciones que está implementado esta iniciativa en torno a la gestión de residuos de la construcción y demolición, y que es parte de la hoja de ruta de la misma y que se comenzó a ejecutar en el año 2015.

1. ¿Cuáles son las principales acciones que Construye2025 está ejecutando en el área de gestión de residuos?
Para entender las acciones que hoy estamos ejecutando, hay que conocer cómo ha ido evolucionando la iniciativa “Gestión de residuos de la construcción y demolición (RCD)”, la cual nace de la hoja de ruta (2015) de Construye2025, en respuesta a brechas como: la ausencia de información sobre la generación de los mismos (cuantificación), la baja oferta de proveedores de reciclaje y materiales reciclados, y la falta de incentivos. Tras lo cual surge la necesidad de realizar dos estudios para abordar estas problemáticas, y formar un comité gestor, mesa de trabajo integrada por representantes del sector público, privado y la academia, con el fin dar orientación técnica a los estudios y validar las brechas.

Las consultoras que realizaron los estudios (2017), Citec-UBB y CDT, hicieron importantes hallazgos sobre casos de constructoras que gestionaban sus residuos en sus obras, a través del manejo jerarquizado, segregación en el sitio y valorización de los RCD, obtuvieron importantes beneficios, ahorros en el presupuesto de disposición final, mejoras en los lugares de trabajo, mayor seguridad para los trabajadores y aumento de la productividad. Luego, se conoció que había regiones en que no había vertederos autorizados, se confirmó la falta de datos y las dificultades para obtenerlos, y se estableció que no existía una definición jurídica de los RCD, y tampoco de su gestión y manejo.

Entonces, aparece la premura de resolver las problemáticas de forma integral; sin embargo, no era posible que un solo organismo tuviera las capacidades para hacerse cargo. Así, surge la necesidad de abordar desde el Estado una hoja de ruta para la gestión sustentable de los residuos (RCD), la reducción de extracción de materias primas, a partir del uso eficiente de los recursos y el manejo jerarquizado y ambientalmente racional de los residuos, fomentando la economía circular.

2. ¿Cuál es la importancia que reviste este trabajo?
Ad portas de la COP25, la sustentabilidad toma mayor relevancia en torno a los compromisos que tiene nuestro país en reducir las emisiones, y la economía circular tiene hoy un importante aporte. La hoja de ruta se desarrolla bajo el alero del Convenio Interministerial de Construcción Sustentable, lo cual ubica a la iniciativa dentro de un marco mayor. El convenio abre un espacio que permite a los distintos ministerios trabajar en forma colaborativa e implementar un plan de trabajo común, coordinado y articulado para avanzar hacia una construcción más sustentable y circular. Es así como se forma un Comité Consultivo Público, con la participación de los ministerios de Vivienda y Urbanismo, Medio Ambiente, Obras Públicas, Corfo y Construye2025, que en conjunto lideran el desarrollo de la hoja de ruta para la “Gestión Sustentable de los recursos y residuos (RDC) y Economía Circular”, con el fin de constituirse como una política de Estado, bajo un acuerdo nacional amplio, cuya foco es establecer lineamientos y definir acciones para superar los desafíos y brechas, e implementar una economía circular en construcción.

Uno de los roles de Construye2025 en esta iniciativa es la articulación pública, privada, integrando a la academia, para el cierre de brechas y así, impulsar los cambios que se requieren en el sector.

3. ¿Cuál es el estado actual de esta área en el país y en el sector? ¿Existe un marco normativo? ¿Se está trabajando en alguno?
Actualmente, no existe una definición jurídica de los RCD y, por tanto, tampoco de su gestión y manejo. El marco regulatorio y normativa existente se encuentra fragmentado, tanto en los requisitos como en las responsabilidades. Como consecuencia de esto, existe desconocimiento y poca claridad de leyes y obligaciones, por ejemplo, los requisitos que debe tener un lugar de disposición final en distintas zonas del país. Uno de los estudios (CDT 2017) identificó que el 60% de profesionales de obra encuestados, no conocía leyes, reglamentos, normativa o manuales con respecto a la gestión de los residuos (RCD).

Recientemente, salió publicada la norma NCh3562:2019 (vigente) Gestión de los residuos de la construcción y demolición (RCD), cuyo mandante es Minvu. Es un gran avance y una herramienta muy potente para la implementación en obras; esta establece la clasificación y las directrices para un plan de gestión. Al mismo tiempo, está basada en la experiencia que han tenido varias constructoras en Chile.

No obstante, subsiste la necesidad de habilitar un ecosistema para implementar la gestión sustentable de los RCD y una economía circular en construcción, para ello se requiere eliminar barreras en torno al uso de áridos reciclados y al reciclaje del asfalto, entre otros, es necesario aumentar la confianza de especificadores y compradores, así como establecer estándares en torno a materias primas secundarias, entre otras.

Falta desarrollar e implementar una política pública para avanzar en economía circular, de la manera que lo está haciendo la Unión Europea. La Comisión Europea establece un plan de acción (2015) para cinco sectores prioritarios, uno de ellos es la construcción. Además de 54 medidas para cerrar el círculo del ciclo de vida de los productos: de la producción y el consumo a la gestión de residuos y el mercado de materias primas secundarias.

4. ¿Cuáles son los principales objetivos que hay detrás de buena gestión de residuos?
El principal objetivo de la gestión de residuos es medir la eficiencia, ya que el residuo es consecuencia del uso ineficiente de los recursos. La primera etapa se basa en medir qué tan eficiente se es, a partir de la generación de residuos. Luego, está prevenirlos a través de acciones y medidas, por ejemplo, la industrialización y prefabricación, y dar más de un uso a aquellos elementos que lo permiten. Implementar la separación en origen para luego valorizar, reutilizar y reciclar, con el fin de disminuir el volumen que va a vertederos. Llevar el control de los residuos, tomando medidas para asegurar que se trasladarán en transporte y dispondrán en un vertedero, ambos autorizados, es decir, velar por la trazabilidad de los residuos (RCD).

5. ¿Junto a qué organizaciones se encuentran trabajando en este tema?
Tenemos dos mesas de trabajo, el comité consultivo público y el comité gestor RCD. Poco a poco hemos ido conformando una amplia red de colaboración, con el tiempo hemos ido creciendo juntos en experiencia y conocimientos. En esta “red circular” participan varias empresas constructoras, proveedoras de productos, y relacionadas a la gestión de residuos.

En cuanto a representantes de instituciones privadas, el Instituto de la Construcción es un actor muy importante, ya que estuvo a cargo del primer borrador de la norma de gestión de residuos, y en cuanto a proyecciones, tenemos la intención de realizar un trabajo conjunto en torno a la Certificación Edificio Sustentable (CES), con el fin de robustecer los requisitos asociados a la gestión de residuos en obra, y también la ambición de incorporar la economía circular. Otras instituciones participantes son: la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT), y en representación de la academia, la Universidad Católica, Universidad de Chile, Universidad de Biobío y los centros tecnológicos CIPYCS y CTeC. Estamos trabajando activamente con la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA) para definir estrategias y criterios de diseño circular.

Esperamos ampliar la red a municipalidades, con las que ya hemos estrechado algunos lazos, y otras instituciones públicas, ya que nos hemos dado cuenta de que no podemos avanzar solos; solamente a través del trabajo colaborativo es posible cerrar el círculo de la economía circular.

Para conocer más sobre esta y otras iniciativa que impulsa Construye2025 se puede visitar el sitio web: http://construye2025.cl/rcd/que-es-rcd/

Volver

Twitter